jueves, 29 de enero de 2009

Un gato

No hay cariño más sincero que el de un gato.
Cuando te quiere, te quiere; cuando no, no.
Un gato espera su vuelto.
Un gato te da un beso con la cola
y un coletazo con la mirada.
Un gato reclama lo que es suyo.
Un gato no habla de fútbol, política o religión.
Un gato piensa que lo cortés
no quita lo valiente.
Un gato dice "te quiero"
cada vez que pasa cerca.
Un gato no mezcla familia y negocios
aunque hace los negocios con la familia.
Un gato no se complica la vida.
Cuando te quiere, te quiere; cuando no, no.
Así es, un gato sólo te dice la verdad.

2 comentarios:

Imberbe_Muchacho dijo...

esta es una especie de oda al gato?

Générique dijo...

Los gatos son asombrosos, sin duda.

Y puedes llevar un gato a casa, que nunca será el gato de la familia, pero si lo cuidas y lo consientes un poco, si le das de comer y respetas su espacio, es probable que el gato adopte a la familia y haga a la familia suya.



¡Sonríe!